• 1 Preparación y respuesta ante emergencias
  • 2 Incendio en Nuevo París
  • 3 CUIDADO CON EL TRABAJO Y LAS ALTAS TEMPERATURAS
  • 4 El ser humano pagará muy caro el cambio climático
  • 5 Técnicos de Bomberos preparan un informe sobre el incendio del Edificio B de “Torres del Puerto”
  • 6 Cuatro soluciones innovadoras hechas en América Latina que podrían cambiar el mundo
  • 7 Inmensos fuegos en Sudamérica, África, Siberia e Indonesia aceleran el cambio climático
  • 8 Cuantiosas pérdidas dejó un incendio en las Torres del Puerto, en Buceo
  • 9 Así quedó por dentro el apartamento incendiado en torre de Buceo
  • 10 Expertos de la ONU instan a la OIT a respaldar las condiciones de trabajo seguras y saludables como un derecho 'fundamental'
  • 11 NASA: ¿qué papel cumplirán las fincas verticales para proveer alimentos en Latinoamérica?
  • 12 Qué Causa Los Incendios En El Amazonas
  • ::SAFETY-ENVIRONMENT::
  • Servicios ofrecidos
  • Misión, objetivos, visión y valores

::SAFETY-ENVIRONMENT:: Capitalizando nuestro Know How

imageEmpresa Unipersonal - sitio web donde se reune y ofrecen los servicios especialistas de varios amigos a fin de aunar esfuerzos, dar solución integral a los . . .

Leer más

Últimos servicios incorporados

imageSupervisión de proyectos PCI - Teniendo en cuenta la variada y numerosa cantidad de clasificaciones y magnitudes de los proyectos de asesoramiento, los cuales naturalmente exigen preparación en Seguridad y Protección contra Incendios y sobre el Medio Ambiente, se ofrece a los Técnicos Registrados nuestro conocimiento y experiencia. . .

Leer más

Misión, objetivos, visión y valores

imageEn lo personal, tratando de capitalizar los conocimientos adquiridos en la profesión anterior; una sólida formación de staff y gerencia en el área de producción de actividades, como en funciones de administración, recursos humanos, capacitación, seguridad e higiene laboral y comunicación social, así como la extensión profesional . . .

Leer más
image
Capacitación a Distancia
Teniendo en cuenta a quienes no pueden participar del sistema educativo tradicional, presentamos esta alternativa que seguro permitirá a muchos participar simultáneamente, ahorrando tiempo y esfuerzos.
image
ACTIVIDADES 2018

Acceda a la lista actualizada de actividades 2018

Click Aquí
image
Tienda Online
Vea los productos y servicios que brindan nuestros contactos comerciales.

Utilice nuestro carrito de compras online para adquirirlos

ACCEDA AQUÍ

Artículos de Interés

Novedades. Productos nuevos

Material de construcción del futuro

Un descubrimiento nos lleva un paso más adelante en encontrar los materiales perfectos para la industria de la construcción.
Material de construcción del futuro
Se trata de los nanocristales de celulosa, un material abundante y de origen vegetal, que para sorpresa de los investigadores tiene la fuerza del acero gracias a la compleja estructura presente en las plantas. 

El sector de la construcción se lleva prácticamente siglos utilizando materiales minerales. 

De hecho, si se habla de una referencia milenaria, entonces habría que indicar que el barro es uno de los más explotados. Incluso hoy, en comunidades indígenas de buena parte de Latinoamérica, continúa siendo muy utilizado. 

El concreto es el más comercializado, dada su resistencia y durabilidad a lo largo de los años. 

Actualmente existen obras en el mundo construidas desde el año de 1900 en donde éste material sigue igual de firme a cuando fue utilizado para construir desde una biblioteca a un auditorio, hasta una sala de proyección de cine o un estadio. 

Sin embargo, de acuerdo a una investigación desarrollada por científicos de la Universidad de Purdue de Indiana, la era de este material, al igual que otros del mismo calibre de resistencia, podría estar a punto de llegar a su fin. 

Y no se habla precisamente de que se estén agotando los minerales y los ingredientes químicos que existen para producirlo. 

No, la era del cemento y el acero, como productos de construcción podría legar a su fin, tras el uso del uso de nanocristales de celulosa que son tan comunes y abundantes en las propiedades de origen vegetal. 

Los nanocristales de celulosa son subproductos generados por el papel, la bioenergía, la agricultura y la industria de la pulpa. 

Debido a toda la estructura genética que existe en las plantas, se puede percibir que su densidad y resistencia es mucho más integra que la del acero. 

Estos nanocristales se presentan como una fantástica alternativa, no solo por toda la resistencia y garantías que pueden ofrecer, sino también porque se convertiría en un producto renovable que aportaría a la salud del planeta. 

Por lo pronto se piensa en que una vez se cree una forma de explotar estos nanocristales, se empiece a instrumentar con los materiales tradicionales. 

Pero, ¿en serio es tan resistente? 

Sí, los investigadores lograron probar que un conjunto de 500 nanómetros puede representar una rigidez comparable a los 206 gigapascales; esto quiere decir, la misma dureza que puede percibirse en el acero. 

Y resulta comprensible que germine la duda de si es posible que un material proveniente de las plantas sea tan útil, teniendo en cuenta lo “elemental” que éstas son. 

Pero sí, dentro de la estructura atómica, genética y natural de un cactus, como el de una planta de olivo o la corteza de un árbol, existe toda la una estructura de millones de partículas que dan resistencia a su razón de ser. 

Y en medio de todas esas partículas, toman protagonismo los nanocristales de probada resistencia. 

Su impacto no solo sería en el sector de la construcción 

El equipo de investigación del señor Pablo D. Zavattieri, dejó en claro que al utilizar estos biomateriales se está dando un gran paso para fortalecer la industria de la construcción, aunque también se considera que es un recurso altamente útil para el desarrollo de automóviles y maquinaria pesada. 

A todo esto se le agrega que el costo de producción de los nanocristales es realmente económico, en relación a lo que implica la elaboración de otros materiales. 

Un solo nanocristal, cuenta con una dimensión de 3 nanómetros de nacho, por 500 nanómetros de largo; esto es equivalente a una milésima parte de lo que es el tamaño de un grano de arena. 

En esta investigación también aportaron profesionales como Fernando L. Dri, Louis G. Hector Jr. Y Robert J. Moon; los tres son considerados expertos muy respetables en el mundo de la biología, botánica e ingeniería nanotecnológica. 

El futuro de la construcción y los nanocristales 

La cuestión de fondo aquí es que aunque todo resulte muy maravilloso, aun pasará un buen tiempo hasta que esto se logre instrumentar en la industria. Una industria donde las cementeras llevan una larga tradición en el mercado y donde no les será nada fácil ceder a esta nueva alternativa. 

Como siempre lo ecológico y lo funcional entre en coche con los intereses políticos y económicos que supondría la introducción de los nanocristales a este sector que mueve miles de millones de dólares al año en todo el mundo. 

Los nanocristales vegetales tienen mucho contra lo cual competir, pero de lograr posicionarse harán una revolución tremenda en el mundo de la construcción. 

Otra alternativa de los nanocristales es el fortalecimiento del concreto: combinados con éste podrían producirse artículos hechos con concreto más delgados y livianos a la vez que conservan la misma resistencia con un posible beneficio secundario de la disminución del dióxido de carbono liberado a la atmósfera. 

Las plantas de cemento representan aproximadamente el 8 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, una de las principales causas del cambio climático. 

Los nanocristales de celulosa hacen que el concreto sea más resistente a través de una reacción química que aumenta la hidratación de las partículas de cemento, haciendo que el concreto sea más resistente, dicen los investigadores. 

"La fuerza de las escamas de concreto con el grado de hidratación. Por lo tanto, cuanto más hidratado está, más fuerte es", dijo Jeffrey Youngblood, profesor de Purdue de ingeniería de materiales. 

"Así que uno pensaría que si agrega más agua sería más fuerte. El problema es que el agua agrega poros que la debilitan, pero los nanocristales de celulosa mejoran la hidratación con menos agua, lo que hace que el concreto sea más resistente". 

BLÜCHER cuenta con la línea HygienicPro® de desagües y canales de acero inoxidable, diseñados específicamente para satisfacer las estrictas exigencias de saneamiento y eficiencia de las instalaciones de procesamiento de alimentos y producción de bebidas. La línea de productos incluye el canal inclinado de la serie BHG con alta capacidad de flujo que promueve la autolimpieza y facilita la limpieza de rutina, así como los drenajes redondos BFD, las rejillas y los accesorios.

Construidas en acero inoxidable tipo 304 o 316, estas soluciones tienen interiores lisos que promueven unexcelente flujo de agua y eliminación de sólidos para prevenir el crecimiento de Listeria, Salmonella, E.coli y otras bacterias que causan enfermedades transmitidas por los alimentos. El diseño y la construcción de los desagües y canales de HygienicPro permiten una limpieza a fondo con un mínimo de agua y un mínimo tiempo de inactividad en la producción.

Disfruta el video haciendo clic en la imagen.

La tendencia de un material a deformarse de manera significativa antes de fracturarse es una medida de su ductilidad. La ausencia de una deformación significativa antes de la fractura se conoce como fragilidad. El hierro - es un material sumamente duro y resistente que se ve limitado en flexibilidad por lo tanto, su fragilidad es elevada al no poder deformarse y directamente se fractura.

La instalación de tuberías de hierro expuesta a la intemperie y en contacto con ciertos químicos requiere además, de un plan de mantenimiento para mantener su aspecto y funcionalidad. Es un material muy propenso a la corrosión, y se evidencia también en la perdida de estética.

Favorecen en su degradación los golpes y deterioros en las conducciones, deterioros en los revestimientos, actuaciones de terceros no controlables, aireación diferencial entre distintas partes de las tuberías enterradas por utilización de rellenos artificiales no uniformemente distribuidos, diferencias de pH del entorno circundante de las tuberías, sean naturales o artificiales, por percolación de productos vertidos (ácidos o básicos), presencia de corrientes erráticas a partir de puestas a tierra de equipos de alta o baja tensión, grandes equipos, líneas electrificadas próximas, existencia de pares galvánicos, etc;

Todo eso requiere de la toma de medidas correctivas, que terminan siendo costosas e incrementando el valor de un material inicialmente más económico.
Las posibles soluciones para los problemas de corrosión serían:

La selección y empleo de materiales resistentes a la corrosión: El acero inoxidable, plásticos y aleaciones especiales alargan la vida útil de una tubería. El criterio en la selección de los materiales más convenientes como resistencia a la corrosión es tener en cuenta la protección o conservación del lugar donde se encuentra la tubería.

Inhibidores de corrosión: Son sustancias que aplicadas a un medio particular reducen el ataque del ambiente sobre el material, bien sea metal o acero de refuerzo. Extienden la vida de las tuberías, previniendo fallos y evitando escapes involuntarios.

Evaluar el ambiente en el cual está la tubería o en el sitio donde se ha de colocar: Es muy importante tener en cuenta el ambiente independientemente del método o combinación de métodos que se vayan a emplear. Modificar el ambiente en las inmediaciones de la tubería, por ejemplo, reducir la humedad o mejorar el drenaje.

Para la Protección de tuberías expuestas al aire:

Limpieza superficial y mantenimiento. La aplicación de un recubrimiento de pintura. Protección de tuberías enterradas: No es suficiente el recubrimiento con pintura. Se hace necesario además, la aplicación de revestimientos que aíslen la tubería del medio en que se encuentra. Los revestimientos pueden ser de polietileno o polipropileno, resina epóxica, brea, epóxica, imprimante, cinta plástica adhesiva, etc.

Ningún revestimiento garantiza una protección del cien por cien: La presencia de impurezas en el material o en el proceso de aplicación de la capa protectora, así como golpes o ralladuras en el momento del transporte o de la instalación pueden desmejorar el aislamiento. Por ello, para garantizar la prolongación de la vida útil de una tubería revestida se recomienda acompañar el revestimiento con un sistema de protección catódica.

Instalaciones con tuberías de acero inoxidable

¿Por qué es »inoxidable« el acero?

La adición de cromo en el acero resulta en la formación de una película de óxido de pasivación con un alto contenido de cromo.

Esta película de óxido protege la superficie del acero contra el oxigeno en el aire y en el agua. Una propiedad excepcional del acero inoxidable es la regeneración automática de la superficie de acero si el acero se expone. La restitución de la película de óxido solo puede ocurrir si la superficie del acero está completamente limpia y libre de agentes de oxidación, escoria de los procesos de soldadura y residuos de las herramientas hechas de acero de carbono.

Si no se elimina esta contaminación de la superficie, el acero en última instancia va a corroerse. Para evitar esto, se deben limpiar las superficies después de la soldadura y del procesado, por ejemplo, por medio del llamado decapado del acero inoxidable mediante ácido.

El decapado elimina de forma efectiva todas las impurezas de la superficie del acero y permite el reestablecimiento de una película de óxido de cromo fuerte y uniforme. El baño de decapado consiste normalmente en 0,5 – 5 % V/V de HF (ácido fluorhídrico) y de 8 – 20% V/V de HNO3 (ácido nítrico) en una temperatura de 25-60°C. Este baño elimina los residuos, la película de cromo existente y los restos de hierro, dejando la superficie del acero limpia. La restitución de una fuerte película de óxido de cromo comienza con el posterior lavado con agua.

Por qué se debe elegir los productos de drenaje BLÜCHER en acero inoxidable

A menudo la elección de un sistema de drenaje se basa en los costos directos del sistema. Sin embargo, los cálculos muestran que cuando se incluyen los costos de instalación, mano de obra y la vida útil prevista del producto, un sistema de drenaje BLÜCHER en acero inoxidable es lo más rentable a largo plazo.
Fácil instalación, alto rendimiento y poco mantenimiento

Los productos BLÜCHER le ofrecen un gran número de ventajas más allá de los costos totales.
El proceso de soldadura es muy estricto bajo normativas específicas y se realiza con las maquinarias más modernas de europa.

El bajo peso de los productos en acero inoxidable significa que son fáciles de instalar y a menudo solo una persona puede manejar las tuberías de BLÜCHER. Las uniones entre tubos y accesorios se realiza mediante una junta de EPDM de forma rápida y eficiente, manteniendo las uniones herméticas, para casos de vacío y presión.
Las paredes delgadas de las tuberías BLÜCHER resultan en un mayor caudal de evacuación comparado a otras tuberías del mismo diámetro pero hechas en otros materiales, además la suavidad de los tubos asegura una solución higiénica.

Los productos BLÜCHER requieren de muy poco mantenimiento lo que reduce los costos de mantenimiento y reparación. Además son resistentes a la corrosión, incendio, deformación y estrés térmico.
Por mayor información consultar: www.anilco.com.uy
 

PUBLICACIONES

  • Acme Environment Co.

    Acme Environmental, es una empresa radicada en Tulsa, Oklahoma, Estados Unidos, y se dedica a proporcionar servicios medioambientales seguros y de calidad.

    Leer más
  • Asturmadi doors

     

    En ASTURMADI DOORS empresa perteneciente a Asturmadi Group, somos especialistas en la fabricación de puertas cortafuegos y metálicas, disponiendo de una amplia red de distribuidores y agentes distribuidos en más de 30 países, incluyendo algunos centros de distribución propia y una nueva fábrica en Sudamérica con más de 12.000 metros de instalaciones.

    Leer más
  • ATex Ibérica

    ATEX Ibérica nace en 2013 como delegación de la firma alemana fabricante de equipos para la supresión y aislamiento de explosiones ATEX Explosionsschutz, GmbH. Además, ATEX Explosionsschutz es sinónimo de competitividad, know-how internacional y años de experiencia en lo que respecta a la seguridad de su negocio.

    Leer más
  • Blue Met

    BlueMet - Es una empresa uruguaya con más de 20 años de experiencia, dedicada a la fabricación e instalación de una vastísima lista de productos relacionados con el rubro metalúrgico.

    Leer más
  • Cottés Group

    Cottés Group proporciona asistencia en el diseño, suministro, instalación, puesta en marcha y mantenimiento de Sistemas de Control de Temperatura y Control de Humos, así como de Sistemas de Eficiencia Energética.

    Leer más
  • Cromos S.A.

    CROMOS es una empresa de carácter familiarque que se destaca por ser pioneros en la fabricación en Uruguay con las emulsiones para grabar pantallas de última generación, fotopolimeras, prontas para usar y en 1977 dio inició un nuevo concepto en cuanto a ecología y el uso de productos amigables para el medio-ambiente, así como a apostar por la búsqueda de productos de calidad, representando las empresas más técnicas en el mundo de la Serigrafía.

    Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Inicio

Buscando información apropiada para compartir, y tratando de argumentar el porqué es necesario diseñar sistemas de protección contra incendio apropiados, más allá de lo básico que establecen los Instructivos Técnicos de Bomberos, es que me atrevo a tratar éste tema tan importante, dando otros puntos de vista.

Definición de AGUA
Nombre común que se aplica al estado líquido del compuesto de Hidrógeno y oxígeno H2O. En sus propiedades el agua es un líquido inodoro e insípido. Tiene un matiz azul, que solo puede detectarse en capas de gran profundidad (a presión atm. 760 mm Hg), el punto de congelación del agua es de 0°C y su punto de ebullición es de 100°C. El agua alcanza su densidad máxima a una temperatura de 4°C y se expande al congelarse. El agua es la única sustancia que existe a temperaturas ordinarias en los tres estados de la materia, o sea, sólido, líquido y gaseoso.

El AGUA, un arma PRINCIPAL contra INCENDIOS
El Agua es el agente extintor más antiguo. Apaga por enfriamiento, absorbiendo calor del fuego para evaporarse. La cantidad de calor que absorbe es muy grande. En general es más eficaz si se emplea pulverizada, ya que se evapora más rápidamente, con lo que absorbe más calor. El agua cuando se vaporiza aumenta su volumen 1600 veces.

Es especialmente eficaz para apagar fuegos de clase A (sólidos), ya que apaga y enfría las brasas. Aunque no debe emplearse en fuegos de clase B, a no ser que esté debidamente pulverizada, pues al ser más densa que la mayoría de los combustibles líquidos, éstos sobrenadan.

Es conductora de electricidad, por lo que no debe emplearse donde pueda haber corriente eléctrica, salvo que se emplee debidamente pulverizada, en tensiones bajas y respetando las debidas distancias.

Los sistemas de agua son los más difundidos, por ser el agua el agente extintor más económico.

Por eso, hay varias razones que convierten al agua en el arma principal:

  • Gran capacidad para absorber calor
  • Relativa abundancia
  • Bajo costo
  • Fácil transporte
  • Manejo simple

El AGUA y el TRIANGULO del FUEGO
ABSORCIÓN de CALOR
Cuando el agua entra en contacto con materiales que tienen mayor temperatura, absorbe calor, lo que significa que dichos materiales se enfrían.

La capacidad del agua para absorber calor (Vaporización y ebullición: Son los procesos físicos en los que un líquido pasa a estado gaseoso. Si se realiza cuando la temperatura de la totalidad del líquido iguala al punto de ebullición del líquido a esa presión continuar calentándose el líquido, éste absorbe el calor, pero sin aumentar la temperatura: el calor se emplea en la conversión del agua en estado líquido en agua en estado gaseoso, hasta que la totalidad de la masa pasa al estado gaseoso. En ese momento es posible aumentar la temperatura del gas.) llega al máximo cuando el agua pasa del estado líquido al estado gaseoso, es decir, cuando se convierte en vapor de agua. Este fenómeno se produce cuando el agua alcanza los 100°C de temperatura.

Oxigeno – Calor - Combustible

Para facilitar la transformación del agua en vapor, se utilizan las neblinas. En efecto, al estar el agua dividida en pequeñísimas partículas, absorbe el calor mucho más rápido. Además, en muchos casos la neblina causará menos daños a los bienes que se desea proteger.

AUMENTO de VOLUMEN
Hay otro fenómeno importante que se produce cuando el agua se convierte en vapor: aumenta de volumen 1.700 veces. Esto significa que en una pieza de 5 x 4 x 2,5 metros bastan unos 30 litros de agua convertidos en vapor para llenarla completamente (Esta es una de las técnicas que usan por ejemplo nuestros Bomberos, (doctrina europea) y por eso tienen autobombas con bombas de alta presión (hasta 80 bar) que pulverizan el agua, sin necesidad de utilizar grandes caudales. Por eso los camiones autobombas solo tienen unos 1500 a 300 litros de agua; lo suficiente para trabajar en un incendio hasta tanto se encuentren los hidrantes para abastecerse de agua o llegue el camión cisterna y las “plumas” con monitores, etc.).

Al aumentar de volumen, el vapor de agua desplaza el aire, y sabemos que normalmente el fuego utiliza el oxígeno del aire para arder.

Aplicaciones Bomberiles:
Para apagar el fuego mediante el vapor de agua es imprescindible:

  • Utilizar neblinas. Sólo así se generará suficiente vapor.
  • Hacerlo en un espacio cerrado. En exteriores habrá corrientes de aire que reemplazarán rápidamente el oxígeno desplazado.

Al tratar de apagar un fuego por enfriamiento, debemos considerar lo siguiente:

  • El agua absorbe más calor al vaporizarse.
  • Si aplicamos una cantidad de agua que no pueda absorber suficiente calor, sólo estaremos malgastando el agua; en este caso, puede ser mejor que la utilicemos para enfriar lo que no está ardiendo.

Al utilizar agua en un recinto cerrado recordemos que se formará una masa muy grande de vapor de agua a elevada temperatura. Si estamos dentro de ese recinto, el vapor puede causarnos graves quemaduras.

Pero, cómo más podemos utilizar el agua? Una de las formas es mezclándole aditivos o soluciones; concentrados espumígenos, que permitirán lograr otros mecanismos de extinción necesarios para combatir un incendio.

Aditivos y ESPUMAS
Mediante implementos especiales, es posible mezclar el agua con sustancias químicas y aire para producir espuma. Al aplicar esta espuma en la superficie de ciertos líquidos inflamables, se puede evitar el contacto entre los gases que se están generando en el líquido y el oxígeno del aire (como sabemos, son los gases y no el líquido inflamable el que arde). Además, el agua contenida en la espuma absorbe calor.

Otra de las cosas que se puede lograr con estos compuestos, es hacer el agua “más mojada”, ya que la solución lograda al ser aplicada sobre un fuego en combustibles sólidos, rompe la tensión superficial de los materiales y penetra más profundamente en el corazón del fuego, apagándolo más prontamente.

El AGUA tiene peso
Un cubo de 10 centímetros de lado contiene un litro de agua y pesa un kilo. Esto se expresa diciendo que el agua tiene un peso específico de 1.

Muchos líquidos inflamables tienen un peso específico menor que 1; esto quiere decir que son más livianos que el agua y por ende, van a flotar por encima de la misma, haciendo prácticamente imposible extinguir el fuego; más bien extendiéndolo al acumularse los líquidos.

Aplicaciones Bomberiles:
Un líquido inflamable más liviano que el agua que esté ardiendo no se apaga lanzándole chorros de agua. Además, al hacerlo puede ser muy peligroso:

  • El agua puede desparramar el líquido y extender el fuego
  • Si el líquido está en un recipiente el agua se acumulará en el fondo y puede hacer que el líquido inflamable rebose.
  • Algunos líquidos que arden pueden tener reacciones químicas con el agua, produciendo explosiones, gases o tóxicos.

La PRESIÓN del AGUA

El agua ejerce presión no solo sobre el fondo del recipiente que la contiene, sino también sobre las paredes de ese recipiente.
La dirección actúa en:

  • Todas las direcciones. La presión en cada punto no depende de la cantidad de agua que tenga el recipiente, sino de la distancia que haya desde ese punto a la superficie del agua, es decir, de la altura del agua. A esta altura se le denomina columna. Por esta razón, la presión es independiente de la forma del recipiente que contenga el líquido.

Una consecuencia muy importante de lo anterior es el llamado principio de los vasos comunicantes. Si conectamos dos recipientes que contengan agua, el nivel del líquido en ambos recipientes tratará de alcanzar la misma altura. Esto lo podemos explicar así:

  • En el primer recipiente, la presión de la columna empuja el agua a través de la comunicación y la hace subir en el segundo recipiente: cuando en este segundo recipiente la altura de la columna sea igual a la columna del primero, la presión en ambos se habrá igualado. Ninguna de las dos columnas podrá empujar el agua para que suba en el otro recipiente.

Vasos comunicantes

Aplicaciones Bomberiles:

  • En las ciudades se procura colocar los almacenamientos principales de agua en lugares elevados. Por el principio de los vasos comunicantes, el agua trata de subir en las llaves de las casas y también en los grifos, para formar una columna que pueda equilibrar a la creada por los almacenamientos; de este modo se produce la presión que tendrá el sistema de distribución de agua potable. Un complejo sistemas de tanques auxiliares, bombas y válvulas que permite a las empresas en cargadas del abastecimiento de agua tener control sobre esta presión.
  • Si en la ciudad hay edificios cuya altura sea superior a las de los almacenamientos, el agua no podrá subir hasta los pisos superiores. En este caso, se deberán emplear bombas para empujar el agua hasta los pisos superiores.

La presión atmosférica
Sobre la superficie de nuestro planeta hay una capa de aire de muchos kilómetros de alto, llamada atmósfera produce una presión muy grande derivada del peso del aire: es la presión atmosférica. Esta presión no la sentimos porque estamos habituados a ella.

Cuando de un recipiente cerrado sacamos el aire, produciendo el vacío, se produce una diferencia de presión entre el exterior y el interior. Si las paredes del recipiente no son muy resistentes, esa presión aplastará el recipiente.

Aplicaciones Bomberiles:

  • Lo anterior permite aplicar como sube el agua hacia la bomba cuando se desea alimentar un carro de agua situada en un nivel más bajo.
  • La bomba se conecta a una manguera gruesa, de paredes resistentes.

Presión ESTATICA, DINAMICA y RESIDUAL
Hay tres conceptos que debemos diferenciar:

  • Presión estática
  • Presión dinámica
  • Presión residual

Presión Estática: Como se señaló antes, cuando el agua está en un recipiente, ejerce presión sobre sus paredes, la que varía de acuerdo a la diferencia de altura entre el punto en que se mida y la superficie del agua. A esa presión la llamamos presión estática.

Presión Dinámica: Al dar salida al agua por una abertura, ésta fluirá con cierta fuerza, que llamaremos presión dinámica. En la práctica, esto significa que el agua saldrá con mayor velocidad mientras más presión tenga.

El tamaño del orificio por el que sale el agua también afectará su velocidad, mientras menor sea el orificio, mayor será su velocidad, pero también saldrá menos agua.

Por lo tanto, la velocidad con que el agua sale depende tanto de la presión como el tamaño de la salida.
La velocidad es importante, porque afecta la distancia a la cual puede llegar el chorro de agua.

Presión Residual: Cuando se permite que el agua salga por una abertura, la presión en el recipiente disminuirá. Se llama presión residual la que queda en el recipiente mientras el agua sale.
Con cada nueva abertura, disminuirá la presión disponible.

Aplicaciones Bomberiles:

  • Al conectar demasiadas mangueras a la misma fuente, sólo se consigue que haya menor presión en todas ellas, y esto puede significar que ninguna cumpla con su función. Es mejor, entonces, que estén funcionando menos mangueras, pero cada una con la presión adecuada.
  • La distancia que alcanza un chorro de agua depende, como se dijo, de la presión dinámica, la que a su vez se ve afectada por el tamaño del orificio de salida. Otro factor que incluye es el ángulo con que se lanza el chorro. En un doctrinal de agua podremos comprobar que para lograr la mayor distancia horizontal, el ángulo más apropiado es de 30°. Para lograr la mayor distancia vertical, el mejor ángulo es de 75°.

Las BOMBAS, la presión y el caudal
La función de las bombas es aumentar la presión.

Existen diversos tipos de bombas. Su operación requiere un cuidadoso estudio, siendo fácil dañarlas por un manejo inadecuado. Por esta razón sólo deben ser utilizadas por personas debidamente entrenadas.

Cada bomba tiene una capacidad máxima de caudal y presión, lo que determina el número de salidas que se le pueden conectar. Tanto al comenzar a funcionar como al detenerse, una bomba produce bruscas variaciones en la presión (El golpe de ariete o pulso de Zhukowski (llamado así por el ingeniero ruso Nikolái Zhukovski) es, junto a la cavitación, el principal causante de averías en tuberías e instalaciones hidráulicas. El golpe de ariete se origina debido a que el fluido es ligeramente elástico (aunque en diversas situaciones se puede considerar como un fluido no compresible). En consecuencia, cuando se cierra bruscamente una válvula o un grifo instalado en el extremo de una tubería de cierta longitud, las partículas de fluido que se han detenido son empujadas por las que vienen inmediatamente detrás y que siguen aún en movimiento. Esto origina una sobrepresión que se desplaza por la tubería a una velocidad que puede superar la velocidad del sonido en el fluido. Esta sobrepresión tiene dos efectos: comprime ligeramente el fluido, reduciendo su volumen, y dilata ligeramente la tubería. Cuando todo el fluido que circulaba en la tubería se ha detenido, cesa el impulso que la comprimía y, por tanto, ésta tiende a expandirse. Por otro lado, la tubería que se había ensanchado ligeramente tiende a retomar su dimensión normal. Conjuntamente, estos efectos provocan otra onda de presión en el sentido contrario. El fluido se desplaza en dirección contraria pero, al estar la válvula cerrada, se produce una depresión con respecto a la presión normal de la tubería. Al reducirse la presión, el fluido puede pasar a estado gaseoso formando una burbuja mientras que la tubería se contrae. Al alcanzar el otro extremo de la tubería, si la onda no se ve disipada, por ejemplo, en un depósito a presión atmosférica, se reflejará siendo mitigada progresivamente por la propia resistencia a la compresión del fluido y la dilatación de la tubería), lo que hace necesario precauciones especiales para no dañar los equipos o lesionar a las personas.

Si bien las bombas pueden aumentar la presión, no pueden aumentar la cantidad de agua disponible. Si se intenta hacerlo, se puede dañar no sólo la bomba, sino también el sistema de distribución de agua.

Lo mismo sucederá si se trata de aumentar la presión para compensar un número excesivo de punteros (boquillas, pitones) para aplicar el agua contra incendios.
La cantidad de agua que pasa por una salida en un tiempo determinado es lo que se llama caudal.

Aplicaciones Bomberiles:

  • La adecuada utilización del agua disponible es una de las funciones principales de quien está al mando de las operaciones en un incendio. Sus decisiones deben considerar simultáneamente varios aspectos, relacionados con las características del incendio, del abastecimiento de agua y del material disponible. Esto es complejo y requiere conocimiento y experiencia.
  • Por lo anterior no debemos lanzarnos ciegamente a un esfuerzo descoordinado por conectar a gran velocidad el mayor número de mangueras y punteros posible. Lo correcto es conectar rápido y bien, solo el material que se necesita.
  • Para un trabajo verdaderamente profesional, la disciplina es fundamental.

La presión es PELIGROSA
El agua como proyectil:
A primera vista nos lanzan agua sólo nos mojaremos, y en ningún caso podríamos resultar heridos por ella. Sin embargo, si el agua tiene suficiente velocidad, puede ser tan destructiva como un proyectil sólido.

El golpe de ariete: Uno de los riegos más comunes es el cerrar bruscamente una salida por la cual está circulando agua. Como el agua no se comprime fácilmente, chocará contra la salida que se ha cerrado y rebotará desenvolviéndose como una onda con presión mayor a la original. Mientras más brusco sea el cierre, mayor será la presión que se origine. Esto puede romper los conductos y destruir las bombas.

Este efecto se conoce como golpe de ariete o martillo hidráulico.

Igualmente peligroso es abrir bruscamente una salida. La pérdida súbita de presión también puede afectar a las personas y los equipos.

Acción y Reacción: En la naturaleza, cada vez que se ejerce una fuerza en un sentido, se genera otra fuerza en sentido contrario. Si empujamos con fuerza contra una pared, la reacción hará que nuestro cuerpo se aleje de la pared. Si en un globo inflado dejamos escapar el aire, la fuerza del aire saliendo será compensada por una fuerza que hará que el globo vuele por el espacio. Este es el principio del avión de reacción.

Cuando el agua sale por una abertura, se genera una reacción en sentido opuesto, proporcional a la presión dinámica con que el agua sale.

Aplicaciones Bomberiles:

  • Si aplicamos un chorro directo a una persona podemos causarles graves heridas, en especial podemos vaciarles los ojos y dejarlos ciegos.
  • Un chorro directo mal utilizado podría derribar tabiques y murallas debilitadas, causando inesperados derrumbes con graves consecuencias. También puede destruir objetos y en este caso puede ser tan dañino como el propio fuego.
  • La puesta en marcha o detención de las bombas implica que tanto quienes las están operando como los brigadistas que actúan como “ataque” (los que están aplicando el agua) reciban instrucciones coordinadas y oportunas.

No siempre el agua es buena, en algunos fuegos el agua es ineficaz o peligrosa. Por ejemplo:

  • Hay materias químicas que reaccionan con el agua causando explosiones o generando vapores tóxicos.
  • En los incendios forestales muchas veces el agua es ineficiente.
  • En objetos electrificados el agua puede ser mortal.
  • En un museo o biblioteca el agua puede ser tan dañina como el fuego.

CUÁNTA AGUA necesito para apagar un incendio?
Repasando mentalmente lo aprendido durante años al lado del Inspector Albornoz en las múltiples instancias formando Brigadas de Incendio, y más recientemente, realizando proyectos de asesoramiento para la Dirección Nacional de Bomberos, lo cual obliga a visualizar los mismos globalmente, es lo que me obligó a tratar el tema y contestar ante la pregunta: ¿qué se requiere para determinar cuánta agua es necesaria para apagar un incendio?, y en definitiva, lo que me lleva a escribir este artículo también, a modo de repaso personal y para inducir a quienes saben más del asunto, puedan completar, disentir o ratificar los conceptos, que he adquirido; o quienes aún están empezando, tener un punto de partida y motivación para sus estudios.
Por ejemplo, la Dirección Nacional de Bomberos con el IT_05 “Tomas de agua y bocas de incendio” tiene más o menos estandarizado los diferentes tipos de sistemas a ser instalados en los edificios y áreas de riesgo. Más, era común te aconsejaran en los edificios residenciales bocas de incendio con una capacidad de suministrar unos 150 a 180 lt/m a 4 Kg./cm2, y una reserva de incendio en ese caso mínima de 5.000 litros. En el ámbito industrial, aumentaba a 300 lt/m y la reserva prácticamente al doble, ya que se calculaba para unos 30 minutos de autonomía (tiempo adecuado para llamar a bomberos, estos llegar y poder comenzar a actuar con su autobomba, buscar un hidrante o esperar el camión cisterna).

Y en cierta manera, no estaba mal el criterio, porque haciendo un rápido prorrateo básicamente con eso se cubría la mayoría de los escenarios y en el peor de los casos, permitía controlar los procesos de propagación que eventualmente pudieran ocurrir.

El asunto álgido se presentaba obviamente en aquellos casos de alta carga de fuego, altos riesgos de incendio, ubicación de las instalaciones, que al no tener los sistemas dimensionados y no tener sistemas adecuados (p.ej. de rociadores), no haber brigadas de incendio debidamente instruidas y entrenadas, que lleva a bomberos y propietarios desde “el vamos”, saber en caso de tener un siniestro, se va a tener pérdidas enormes.

La cuestión, que con los nuevos instructivos, se introduce un nuevo concepto: el de Carga de Fuego. Que podrá estar bien o mal, gustar o no, ser completo o parcial. Pero, según la misma nos permite iniciar los cálculos y análisis de cada situación de manera diferente, más profesional y de alguna manera, hasta más fácil al tener tablas rápidas que indican que elementos hay que tener en cuenta e incluir.

La carga de fuego de los edificios y áreas de riesgo, incluido hasta los propios edificios cuando éstos son combustibles (tal como se prevé con los núcleos habitacionales transitorios); lo cual podemos definir como la cantidad total de calor capaz de desarrollar la combustión completa de todos los materiales contenidos en un sector de incendio. Y con el cual, el resultado obtenido, se puede establecer el comportamiento de los materiales constructivos, resistencia de las estructuras, tipos de ventilación, sea ésta mecánica o natural, y por último, al permitirnos calcular la capacidad extintora mínima necesaria a fin de instalar en dicho lugar los equipos de lucha contra incendio que corresponda.

Hay por ahí una regla práctica, que para extinguir un incendio en 40 segundos, se requiere aplicar una cantidad de agua tal en el primer instante, similar a la que si uno tuviera la posibilidad de tomar el edificio o el área que se está quemando y la echáramos dentro de un estanque, lo que me permitiría obviamente, apagarlo de inmediato.

Por eso, la doctrina empleada por los americanos, utiliza grandes camiones, pocos bomberos con equipos automatizados, y muñéndose de toda el agua existente en los hidrantes de la calle, los propios autobombas y con grandes punteros y/o monitores de gran caudal para acometer los incendios y apagarlos inmediatamente.

Esa regla, permite decir cuántos litros de agua deberíamos aplicar inmediatamente a un incendio de determinadas proporciones (10 litros por minuto x m2). Por lo que me permite por ej. decir: “si lo que se está quemando tiene una superficie de 10 metros de lado (100 m2) y una altura de 10 metros, . . .10 x 10 x 10 = debería tener entonces capacidad de aplicar unos 1.000 litros por minuto. Que de aplicarse, en los primeros 40 segundos, como máximo, podría extinguir ese incendio.

Este es el caudal crítico; por lo que me permite inferir, que de ser inferior, no apagará el incendio; y si el caudal enviado es superior en un 50% al crítico, el incendio será controlado en cinco segundos (5 seg.), momento en el que debe ser cortado el envío de ese caudal para rematar con chorros más pequeños.

Por eso los bomberos cuando llegan a la escena, primero hacen un reconocimiento (por varias razones), lo que sumado a los reportes que recibe a medida que va aproximándose al lugar, le permite hacer una apreciación de situación rápida y establecer con su dotación un plan de acción primario (táctica).

Y como decía. Al ver realmente en el lugar qué es lo que está sucediendo, más el reconocimiento del área junto a su Salvamento 1 (S1) (siempre trabajar en pareja – dotación mínima para el combate), ahí se determina que plan operativo y táctica se ha de emplear para iniciar las acciones.

Por ejemplo, si hay víctimas, se procederá a la búsqueda y rescate, mientras que los demás integrantes de la dotación y hasta los propios brigadistas del lugar, realizarán tareas de extensión de mangueras, apertura de válvulas; se continuará recorriendo el lugar y alrededores, y aplicando el agua según las técnicas que determine el Jefe de Maniobra y/o Salvamento/ Ataque 1, para realizar un ataque directo, o indirecto, enfriar el área y las vías de aproximación, escaleras, para penetrar y realizar la búsqueda de las personas perdidas, o proteger a quienes están evacuando el lugar con finas nieblas de manera de enfriar los gases calientes y poder eventualmente hacer aperturas para eliminar los humos y calor, . . . en fin. Muchísimas cosas que permitirán en definitiva dosificar el agua para lograr extinguir el fuego, cortar la propagación y liquidarlo finalmente para hacer la remoción de escombros y evacuación del agua.

Entonces, y volviendo al principio con otro ejemplo, si tenemos que determinar cuánta agua se requiere rápidamente en una nave de almacenamiento de materiales, con relativa carga de fuego, un riesgo de propagación importante al ser ésta grande y no haber muros cortafuego, y donde los sistemas de detección temprana por suerte son fiables, el tiempo de aprestamiento de la brigada, conocimientos, entrenamiento y equipos de protección disponibles pueden estar en tiempo aceptable actuando; más, la distancia de los servicios de bomberos públicos desde su destacamento están a unos 10 o 15 minutos del lugar, y el tiempo que podría insumirles prepararse para actuar es razonable. Todo eso, podría de alguna manera decirnos qué tipo de esfuerzo en autoprotección deberíamos tener, hasta dónde podría propagarse el fuego antes de comenzar el ataque de la segunda intervención (profesional), así como saber que caudal de agua aplicar y si fue previsto inicialmente los equipos y sistemas para actuar convenientemente.

Entonces, si la nave mide unos 20 metros por 15, y los techos alcanzan los 8 metros (un galpón chico), y dentro están dispuestos palets con mercaderías (p.ej. de papel en resmas), ocupando unos 66 metros cuadrados hasta unos 6 metros de altura (el número obedece a 4 estanterías de 1.5 de profundidad, pasillos de 2 metros para el pasaje de autoelevadores; 1 m de separación de la pared, etc.), tendríamos necesidad entonces, de prever como mínimo un sistema hidráulico con una bomba de presurización que suministrara: 396 lt/min a 4 Kg/cm2 mínimo, a fin de satisfacer la premisa inicial para poder extinguir un incendio en los primeros 40 segundos.

Cómo es lógico, cuando se pergeña eso, también debe considerarse con cuantas bocas de incendio abiertas voy a suministrar esa cantidad de agua, contraponerlo con la cantidad de personas disponibles y asignadas a la brigada a efectos de dimensionar las cañerías, bombas, acceso, cantidad de tramos de manguera, puntos de ataque, etc.

Otra cosa a tener en cuenta en estos temas, no solo para el planeamiento, el diseño y construcción, sino para los propios brigadistas que realizan sus tareas de autoprotección, es el agua disponible (inclusive la que podría ser posible acceder realizando otras maniobras), así como la fiabilidad de los equipos para tenerla siempre y que no falle en el peor momento, cuando se está dentro del local quemándose y donde se está intentando extinguir, para poder determinar que tácticas deberíamos emplear.

Las bombas son buenas y están certificadas? las cañerías están protegidas? las bocas de incendio son suficientes y están equipadas? tengo punteros profesionales? Las mangueras están mantenidas y no se romperán o estarán pinchadas? los punteros funcionan?, . . en definitiva, puedo arriesgarme o enviar a alguien que realice una tarea con seguridad?

Por ejemplo, considerando poder actuar tal como se decía anteriormente, es posible que pueda extinguirse el fuego en tiempos relativamente cortos. Pero, puede suceder que la situación en el momento haya cambiado (por ejemplo, hubiera que realizar un rescate, no se tuvieran los equipos apropiados para aproximarse al foco principal del siniestro por el elevado calor ambiental, humo o gases tóxicos o cualquier otra variable) y el fuego se extienda, se vaya por las canalizaciones, se oculte en otros espacios, la demora haya llevado el lugar a altas temperaturas y existan gases calientes que hacen presumir un “flashover”; entonces seguramente deba realizarse otro tipo de maniobras (no un ataque directo) y dosificarse el agua disponible hasta la llegada de los bomberos profesionales para liquidar el siniestro.

Dicho de otra manera. Es posible que un retardo producido por cualquier situación, como podría ser el tener que traer desde otro lugar y extender más cantidad de piezas de manguera, haya alguna persona a rescatar en el lugar, o sencillamente proteger las vías de evacuación o al personal interviniente, o sea necesario buscar el foco principal, etc. y así tratar de preservar los pocos litros de agua disponible en reserva, todo o alguna de esas razones pueden ser las que lleve al Jefe de Maniobra a tomar decisiones que cambian lo originalmente planeado y/o deseado, y deba establecerse otras tácticas en el Teatro de Operaciones, utilizar otras técnicas (ataques indirectos, enfriamientos, cortar la propagación, etc. y variar quizás, los procedimientos de actuación pre-planeados).

Todas estas cosas, nos llevarían también, a determinar qué cantidad de agua de reserva debería tener, qué tipo de equipamiento deberíamos pensar adquirir; y otras cosas que no siempre tienen prioridad en la administración de una empresa y que en nuestro colectivo, es un gasto superfluo.

Normalmente, como todas estas variables insumen tiempo y dinero en contraposición a la meta que tenemos fijada y que usualmente no coincide con la seguridad, que cualquier situación o problema que supere lo mínimo que siempre nos dictaminaba la autoridad competente, como podía ser el tener alguna manguera de incendio, un extintor, etc. que nos indicaban con “sellitos” en el plano, jamás nunca, nos iba a interesar poner otros equipos que podrían darnos mejores prestaciones y mejorar nuestra ecuación beneficio vs. costos.

Pero ahora, aparte de cumplir con las exigencias de Bomberos, nos debemos también al cliente; “salvarle el dinero”. Por lo que pretendo decir es, que es necesario buscar los problemas mayores para darles solución antes que nos agobie la realidad y esté comprometida la vida o la empresa cuando ya es tarde. Y por eso, a veces amerita disponer de un sistema automático de rociadores, o tener monitores de agua, equipos generadores de espuma, ropa de protección personal, respiradores autónomos para hacer una evacuación, o mantas ignífugas, herramientas manuales, un buen programa de adiestramiento del personal constante y recurrente, etc. porque eso en definitiva será lo que me permita minimizar las pérdidas ante un siniestro. Y eso, hay que recomendarlo, sugerirlo, solicitarlo y discutirlo con el cliente y argumentarlo a la autoridad competente, que seguramente no tendrá problemas siempre que se cumpla la premisa básica, de proteger la integridad de las vidas humanas.

Qué significa eso? Muy sencillo, cuando pensamos que protegemos algo con muy pocas cosas, lo que estamos haciendo en definitiva es impedir que los sistemas sean verdaderamente eficaces y eficientes.

Por ejemplo, podremos escatimar al instalar un sistema de detección y extinción de incendios automático, evitando así liberar una suma de dinero importante. Pero, no sería de extrañar, que al ocurrir un incendio, de no disponerse, ni poder confiar en un vigilante que de repente está en el baño o se duerme; o que el personal disponible vaya a actuar convenientemente, porque existe la posibilidad de que se asuste, deje la zona desprotegida, o sencillamente que por falta de entrenamiento no aplique el agente extintor sobre el fuego. Y sucede muy a menudo, que ni siquiera pueden conectar las mangueras para lanzar agua, no saben dónde está el botón de alarma o pregunten que es esa sirena???.

Y no le agregamos todavía el calor radiante que evidentemente va a existir en el lugar; la concentración de humos negros que impiden la visión, desorienta, intoxican y dan por tierra cualquier intento de extinguir un fuego y a veces hasta ocasiona pánico en las personas que tienen que abandonar el sitio. Y ahí sí, el costo no les quepa dudas, que será altísimo en vidas humanas, pérdida de materiales, operativa, pérdida de clientes, imagen, y tal como dicen las estadísticas; seguramente en menos de dos años tenga que cerrar definitivamente su negocio por haber quebrado.
Cada cosa de éstas naturalmente, nos obliga a mirar todo desde un punto de vista operativo, integral. Y pensar cuál debería ser el perfil del brigadista, que tipo de instrucción y entrenamiento debería darle, con que asiduidad, profundidad, y que tipo de prácticas debería brindarle. Y por eso, me animo a decir qué importancia cobra ahora, todos los documentos y memorias exigidas por la Dirección Nacional de Bomberos sobre cálculos y certificaciones de los productos y sistemas. Ahora sí, va en serio!!!

Qué podemos esperar entonces, de la ocurrencia de un siniestro y cómo abordarlo? Primeramente, alegrarnos que los nuevos Decreto 222/000 y 260/013 son promisorios frente a lo que existía anteriormente; nos da un marco mucho mejor aunque el salto es cuantitativo y cualitativo. Entonces, debemos tomar conciencia que los cambios son positivos y que nos dará una mayor y mejor protección.

Además, si cada uno de nosotros lo estudiáramos concienzudamente podríamos trabajar mejor en la prevención. Y eso no es más que ahorrar divisas al país que pierde anualmente importantísimas sumas de dinero que se queman, se pierden inexorablemente, que bien podrían prevenirse y dividir ese dinero en todos quienes laboran en el rubro y permitiría mejorar la calidad de vida.

Hay que comenzar a hacer las cosas bien, o por lo menos, mejor. Son años de sacrificio para construir algo y que de un momento a otro sea “pasto para las llamas”. Hay que planificar. Hay que mirar a fondo, profundamente cada situación y buscarle solución. 

Entonces, el diseño de algo nuevo o reciclajes, debería intentar ver como protejo a las personas, cómo aseguro las salidas apropiadamente, en cantidad, distancia, ancho; si están protegidas estructuralmente o por medio de sistemas de protección sobre la base de agua, control de humos, etc. Si lo hago en forma automática o manual. Si solamente considero al personal y lo equipo convenientemente o no. Todo aumentará o disminuirán las chances de supervivencia y actuación. De que se preserven los activos o colapse el edificio y se pierda todo.

Y después, comienza el cálculo y estimación de costos por cada uno, para saber exactamente cual me reporta mayores beneficios al más bajo costo. Aunque todo a la corta o a la larga, más o menos uno o el otro, terminan demostrando que los precios se equilibran. Porque de repente con uno nos ahorramos algo al instalarlo, pero nos obliga a gastar más durante el mantenimiento preventivo y/o correctivo; hablando siempre de que el mismo esté 100% operativo los 365 días del año, de día y de noche (no solo para cumplir con lo que pide bomberos, el temor cuando concurran a inspeccionar, y después lo desactivo).

Y esa es una materia pendiente, que rogamos a la autoridad competente (Bomberos y aseguradoras) inspeccione, exija y sancione (control). Y a quienes solo los anima el “vender” y a quienes solo les importa “pasar la petisa”, sean rigurosos y les caigan con todas las de la Ley (les “arranque las muelas”).

A mí me ha pasado. Me han puesto un par de multas en el tránsito; por no parar en un cartel de PARE en la vía pública y no disminuir la velocidad en un cartel en la ruta. Hoy los veo y los beso!!! Esto es igual. Cada uno de nosotros tenemos responsabilidades que cumplir. Pues bien. Hagámoslo!!!